8 de junio de 2011

Done

Y ya está. Tan pronto como vino, se ha ido.

HE ACABADO SELECTIVIDAD.

Es extraña la sensación que tengo ahora. Llevamos casi nueve meses esperando este momento y se ha terminado ya. La tensión, los nervios, las lágrimas, las pegatinas, los apuntes, el DNI, las gominolas, los repasos provindenciales, las risas, los examinadores, los exámenes.

Mañana hablaré con más calma de cada examen porque quiero dejar constancia de lo, en el fondo, genial que ha sido cada uno por separado antes de que se me olvide. Cada uno ha tenido un "algo" especial, definitivamente.

Pero hoy estoy agotada, no me encuentro bien y además al poco rato de llegar a casa he recibido una noticia que llevábamos esperando un tiempo pero que no acababa de llegar. Y no queríamos que llegara. Se ha ido Pepe, el padre de Ruth, y nos ha dejado con la sonrisa por su supuesta recuperación congelada en los labios. Era demasiado bonito para ser verdad y al final ha pasado lo peor. El hijo de Ruth nacerá hoy o mañana a más tardar y no conocerá a su abuelo. La vida es injusta, pero estoy segura de que el pequeño Hugo, que tal vez ya esté en el mundo a estas horas de la noche, nos ayudará a tirar adelante.

Fuerza y un enorme abrazo a los que aún tienen que hacer la selectividad.

Laura.

1 comentarios:

M dijo...

Que morro, yo quiero que llegue el viernes que viene para no sentirme culpable por perder tantas horas delante del ordenador.
Un besito

Publicar un comentario