15 de mayo de 2011

Over

El viernes pasado acabamos las clases normales. La verdad es que aún no me lo acabo de creer demasiado. Ningún día más levantándome a las siete y media de la mañana, ni saliendo de casa a las ocho y cuarto para llegar a esa clase de segundo de bachiller. Esos días que, irremediablemente, empezaban con una clase de geografía o de matemáticas. De ver a todo el mundo con cara de sueño, de querer volver a casa a meterse entre las mantas... pero toca hacer funciones o comentar láminas. Y así iba pasando el día, con otras clases, exámenes, risas, deberes, comentarios de texto, o lo que se nos pusiera por delante.

Eso ya no va a volver. Mañana empiezo e, irónicamente, también "acabo" globales. Agradezco ahora haber trabajado durante el curso para no tener que recuperar nada esta semana, y solo tener que hacer los obligatorios. Lengua y dos de Inglés.

Pero el final, amigos, está cerca. Pronto habrá que ponerse a escribir el discurso de graduación y todo...

Laura.

3 comentarios:

M dijo...

A mi todavñia me queda esta semana normal y ya termino. En el fondo nos dará pena, pero más que por las clases por la gente. Ya no nos olveremos a reir de nuestras caras de sueño a las 7 de la mañana....

Lisse dijo...

¿A ti también te ha tocado hacerte cargo del discurso? Vaya xDD
En fin, mucha suerte con lo que te queda. Porque ya no falta nada para el verano y ser libre ;)
(KK)

Darkheald dijo...

¡Con los años lo echarás de menos!

Publicar un comentario