10 de mayo de 2011

Tensión

El momento incómodo en el que es la una de la mañana y tu estás acabando de pasar a limpio tus apuntes de historia, entonces llega alguien y te empieza a contar que ha estado todo el día de fiesta. Tú intentas acabar porque estás rendida y quieres irte a dormir, pero tampoco quieres quedar mal con la otra persona y no te desconectas. Tú sigues resumiendo el franquismo con toda tu buena voluntad y la persona empieza a quejarse de lo cansada que está, de lo mucho que le duelen los pies de tanto bailar.

Y tú solo quieres chillar, pero no puedes. Quieres chillar que ojalá pudieras irte tú de fiesta y quejarte por los pies, porque eso sería NADA comparado con las pocas horas que llevas durmiendo todos estos días, la presión que tienes encima... y lo que te queda aún por aguantar... pero no puedes, porque la otra persona no tiene la culpa de que tu vida actualmente sea una mierda pinchada en un palo y todo el mundo tiene derecho a pasárselo bien. Hasta tú lo tendrás dentro de, aproximadamente, un mes.

Hasta entonces solo queda aprovechar cada minuto de sueño disponible, apretar los puños y dar el último empujón. Y aguantar la tensión, sobre todo aguantar la tensión sin explotar. O sin romper a llorar, lo que es aún más complicado.

Laura.

1 comentarios:

M dijo...

Es normal que con tantos nervios nos cambie el humor, pero aunque estemos estresados por los examenes no creo que nos venga mal un dia de fiesta para despejarnos. Luego vuelves a estudiar con más animos, o por lo menos a mi me pasa así.
Un besito guapa y animo =)

Publicar un comentario